30.11.10

Chris Penn

Este mes toca hablar de un personaje realmente singular. Se trata de uno de los actores secundarios que más poblaron la pantalla grande durante las últimas décadas. Su desaparición hace ya casi cinco años dejó huérfanos a muchos de sus admiradores y sobre todo dejó un vacío como destacado intérprete.

Sirva como siempre este post como homenaje de aquellos que ya no están, este mes esta dedicado al pelirrojo Chris Penn, hermano pequeño de Sean Penn, pero que merece ser reconocido más que por esta circunstancia familiar, por su talento como actor.

Christopher Shannon Penn nació el 10 de octubre de 1965 en Los Angeles, California, hijo de la actriz Eileen Ryan y del director Leo Penn. En dicho ambiente creció el pequeño de tres hermanos, el célebre actor y director Sean y el músico Michael Penn.

A la temprana edad de 11 años comienza a actuar e hizo su debut cinematográfico con catorce años en 1979 en la película Charlie and the Talking Buzzard y su primer papel televisivo en 1982 en la serie de acción Magnum. En 1983 Ford Coppola le dirige como uno de los pandilleros de La ley de la calle, y ese mismo año estrena La clave del éxito, protagonizada por Tom Cruise y donde interpretaba a su mejor amigo. Poco después obtiene un papel en el musical de Herbert Ross, Footloose, en 1984, y en 1985 estrena el film de Clint Eastwood, El jinete pálido. En 1986 comparte cartel con su madre y su hermano Sean en Hombres frente a frente. Durante el lustro posterior interviene como secundario en series y películas para televisión y en algunas películas que no han pasado a la historia.

Pero a principios de los noventa es elegido por el director debutante Quentin Tarantino, para uno de sus papeles más importantes, el simpático y memorable pelirrojo Eddie Cabott, que siempre parece vestir informal en el film renovador del género negro Reservoir Dogs; la película, estrenada en 1992, a pesar de no ser un superéxito de taquilla, si logra un reconocimiento crítico importante y se convierte en un film de culto.

Este punto de inflexión en su carrera le lleva trabajar en otro guión de Tarantino, esta vez no como delincuente sino como el policia Nicky Dimes, en True Romance, 1993, de Tony Scoot, marcando ya desde el principio lo que será una carrera artística en la que el cine independiente americano le convertirá en uno de sus secundarios de lujo. Otro ejemplo del mismo año es Short Cuts, de Robert Altman, el reparto del film, con Chris Penn como miembro, se alza con la Copa Volpi del Festival de Venecia y el Globo de oro.

Tras variados y numerosos papeles en películas menores y algun rol en series de Televisión, Chris Penn estrena dos películas importantes en 1996, Mulholland Falls de Lee Tamahori, y sobre todo The Funeral, del neoyorquino Abel Ferara, que le proporciona el premio al mejor actor de reparto, la Copa Volpi de nuevo en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Obteniendo grandes críticas por ambos papeles, este dulce momento no se traduce en papeles de mayor peso o películas de mayor repercusión. Seguirá con su carrera apareciendo en cortos, series de TV o películas de olvidable recuerdo como Hora Punta u otras no muy conocidas por el gran público como Murder by Numbers, 2002.

Sus últimos años prolongan sus intervenciones en más de medio centenar de films en menos de treinta años de carrera; desgraciadamente los productos en los que intervienen no son de la calidad que otras de sus películas, pero esto no es óbice para que Chris Penn fuera siempre un actor de carácter que siempre aportó ese plus que era su personalidad y su vis cómica.

El 24 de enero de 2006 Chris Penn fue encontrado muerto en su apartamento de Santa Mónica, contaba con 40 años de edad. Aunque en el pasado fue consumidor de drogas duras, la autopsia reveló que la causa principal de la muerte fue una cardiomiopatía no específica, provocada por una dilatación del corazón y una serie de medicamentos como la codeína. Su hermano, Sean Penn, abatido por su muerte, declaró que su hermano falleció principalmente por su elevado peso.

La amplia sonrisa y la singular silueta de este pelirrojo ya forman parte de la historia del cine.

1 comentario:

  1. tengo las nachas rojas.......eso me hace un rojillo?

    ResponderEliminar