3.2.10

Una adolescente pelirroja atacada por un tiburón

Una vez más el fuerte y aguerrido carácter de un pelirrojo se han puesto de manifiesto. El lunes, Lidya Ward, una neozelandesa de 14 años, estaba practicando surf con su hermano en la playa de Oreti Beach, localidad de Invercargill, en la parte más septentrional de la isla sur, la más grande del archipiélago que conforma el país. La joven pelirroja, disfrutaba del verano austral de esas latitudes cuando consiguió salvar la vida tras el ataque de un escualo.

Ward, se encontraba en la orilla, se disponía a entrar de nuevo al agua para coger una ola mientras practicaba surf, sin darse cuenta pisó "algo" grande, gris y resbaladizo, que se trataba de un tiburón de metro y medio. El escualo intento morderla en la cintura y consiguió darle algunas dentelladas, traspasando su traje de neopreno, pero la adolescente pelirroja pudo repeler el ataque del tiburón al golpearle repetidamente en la cabeza con su tabla de surf hasta que el animal huyó.

Sus heridas no revisten gravedad y no ha necesitado puntos. Al ser preguntada porque actuó con ese instinto, Lydia comento que se debía a que había leído que un surfero hizo lo mismo para defenderse del ataque de un tiburón.

Hacía once años que ningún tiburón atacaba a un ser humano en esa playa, pero la estadistíca le ha tocado a la joven Ward, que al igual que su hermano tardará en volver a la playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario